Programa de radio: "SERES SIN ROSTRO"

Algunos de los objetivos de este programa son: reforzar y promover el acceso de las minorías, y los grupos más desfavorecidos en los medios de comunicación

La carrera por la ratificación de la histórica prohibición de las bombas de racimo

Posted by SERES SIN ROSTRO en 15 diciembre 2008

seres-sin-rostronoticias-del-mundo00

En la ceremonia celebrada la semana pasada para firmar la Convención sobre Municiones en Racimo –que prohíbe la producción, el almacenamiento, el uso y la exportación de bombas de racimo–, cuatro países ratificaron también el tratado.

Noruega, Irlanda, Sierra Leona y la Santa Sede firmaron y ratificaron la Convención en la conferencia celebrada en Oslo la semana pasada. El tratado no podrá entrar en vigor hasta que lo hayan ratificado 30 países. En total, 94 países lo han firmado ya, entre ellos tres de los más afectados por el uso de bombas de racimo: Afganistán, Líbano y Laos.

“Esta prohibición histórica reducirá enormemente el devastador impacto de las municiones de racimo sobre los derechos humanos. Ahora, es fundamental que los Estados ratifiquen la Convención para que pueda entrar en vigor sin demora”, ha manifestado Brian Wood, responsable de investigación sobre control de armas de Amnistía Internacional.

Se espera que en los próximos meses se añadan nuevas firmas. Los activistas de la sociedad civil predicen que al menos un centenar de Estados firmarán finalmente el tratado. Tras la ceremonia de firma de Oslo, el tratado irá ahora a las Naciones Unidas, en Nueva York.

El tratado, que se negoció en Dublín en mayo de 2008, establece que los Estados deben prestar ayuda adecuada a las víctimas de las municiones de racimo, y deben asimismo destruir las armas de este tipo que tengan almacenadas.

Durante más de 40 años, las bombas de racimo han matado y herido a personas inocentes, y han causado un sufrimiento, unas pérdidas y unas privaciones incalculables a miles de personas en más de 20 países. Estas armas causan la muerte y lesiones a civiles no sólo durante los ataques, sino también durante años después de ser lanzadas, a causa de la contaminación mortal que provocan cuando no detonan en el momento del impacto.

Estas armas causaron en Irak en 2003 y en Kosovo en 1999 más bajas civiles que cualquier otro sistema de armamento. Su uso masivo por parte de Israel en Líbano en agosto de 2006 mató a más de 200 civiles en el año siguiente al alto el fuego. En Líbano, además de municiones de racimo estadounidenses, también se encontraron municiones de racimo de cohetes chinos tipo 81 de 122 mm, y submuniciones MZD-2 de esos mismos cohetes.

Una munición de racimo es un arma compuesta por múltiples submuniciones explosivas que se liberan de un recipiente. Las bombas de racimo dificultan la reconstrucción y la rehabilitación después del conflicto, y el peligroso trabajo de eliminarlas absorbe fondos que podrían dedicarse a otras necesidades humanitarias urgentes. El aspecto y el tamaño de estas bombas las hace especialmente atractivas, pues parecen juguetes. Se calcula que el 60 por ciento de las bajas civiles que provocan son niños y niñas.

Los países que firmaron la Convención sobre Municiones en Racimo en Oslo el 3 y 4 de diciembre son: Afganistán, Albania, Alemania, Angola, Australia, Austria, Bélgica, Benín, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Botsuana, Bulgaria, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Canadá, Chad, Chile, Colombia, Comoras, Costa de Marfil, Costa Rica, Croacia, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Eslovenia, España, Filipinas, Fiyi, Francia, Gambia, Ghana, Guatemala, Guinea, Guinea Bissau, Honduras, Hungría, Indonesia, Irlanda, Islandia, Islas Cook, Italia, Japón, Kenia, Laos, Lesoto, Líbano, Liberia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Madagascar, Malawi, Malí, Malta, México, Mónaco, Montenegro, Mozambique, Namibia, Nauru, Nicaragua, Níger, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Palau, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Centroafricana, República Checa, República del Congo, República de Moldavia, República Unida de Tanzania, la ex República Yugoslava de Macedonia, Ruanda, Samoa, San Marino, la Santa Sede, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Togo, Uganda, Uruguay y Zambia.

Más información

Firmado en Oslo un tratado histórico sobre las bombas de racimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: