Programa de radio: "SERES SIN ROSTRO"

Algunos de los objetivos de este programa son: reforzar y promover el acceso de las minorías, y los grupos más desfavorecidos en los medios de comunicación

Una “regla de oro” sobre los derechos humanos, esencial para que el Tratado sobre el Comercio de Armas sea eficaz

Posted by SERES SIN ROSTRO en 23 septiembre 2008

Recibido de Amnistía Internacional 

Ahora que los Estados miembros de la ONU se reúnen en octubre para estudiar el avance de las negociaciones sobre un Tratado sobre el Comercio de Armas, un nuevo y detallado informe de Amnistía Internacional insta a los líderes del mundo a que adopten una “regla de oro” sobre los derechos humanos. Esta regla dice sencillamente que los gobiernos deben impedir las transferencias de armas cuando exista un riesgo importante de que sean utilizadas para cometer violaciones graves del derecho internacional humanitario y de derechos humanos.

En el periodo previo a los debates de la ONU de octubre, algunos Estados —como China, Egipto, India, Pakistán, Rusia y Estados Unidos— están intentando bloquear, demorar y diluir las propuestas, lo que podría hacer que el tratado no alcance sus objetivos y permitir que el comercio de armas siga desarrollándose sin control.

“Pese a la masiva luz verde de la mayor parte de la comunidad mundial, una pequeña minoría de escépticos desea conservar el caos del statu quo para poder mirar hacia otra parte cuando se producen transferencias ostensiblemente irresponsables, lo que hace que la mayoría de los mecanismos nacionales de control de armas y embargos de la ONU sean débiles e ineficaces”, declaró Brian Wood, director de control de armas de Amnistía Internacional.

El informe “Sangre en la encrucijada: En defensa de un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas” es el primer análisis detallado de los parámetros y el ámbito de un tratado de estas características en el que se estudian pormenorizadamente nueve casos de consecuencias catastróficas para los derechos humanos de un comercio de armas sin restricciones. Desde el conflicto en curso de Darfur hasta la represión militar en Myanmar y Guinea, pasando por la proliferación de la violencia religiosa en Irak, el informe muestra cómo y por qué las diferencias y lagunas actuales de las leyes nacionales sobre armas permiten que se cometan violaciones masivas de derechos humanos. El informe demuestra que sin una cláusula eficaz de derechos humanos, cabría la posibilidad de que el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas no proteja a los más vulnerables.

“Los debates sobre un Tratado sobre el Comercio de Armas han llegado a una encrucijada. Los gobiernos pueden seguir ignorando las terribles consecuencias de las transferencias internacionales irresponsables de armas o cumplir sus obligaciones en un Tratado sobre el Comercio de Armas que contenga una “regla de oro” sobre los derechos humanos que contribuirá de hecho a salvar vidas y a proteger los medios de vida de las personas”, añadió Helen Hughes, una de los autores del informe.

China, Rusia y Estados Unidos, entre muchos otros países, aparecen en el informe como destacados vendedores de armas a países donde se cometen violaciones de derechos humanos bien documentadas. El informe utiliza los detallados estudios sobre los casos de Colombia, Costa de Marfil, Guatemala, Guinea, Irak, Myanmar, Somalia, Sudán y el Chad y Uganda para demostrar cómo y por qué una “regla de oro” es esencial para que funcione un Tratado sobre el Comercio de Armas:

* China y Rusia siguen siendo los mayores proveedores de armas convencionales de Sudán, armas que utilizan las fuerzas armadas sudanesas para seguir cometiendo violaciones graves de derechos humanos en Darfur. Rusia proporcionó helicópteros militares y bombarderos, mientras que China vendió a Sudán la mayoría de las armas y municiones de que dispone este país.

* En Irak, el Departamento de Defensa de Estados Unidos financia desde 2003 la mayor parte del suministro de más de un millón de rifles, pistolas y armas de infantería para 531.000 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes en un proceso mal gestionado e irresponsable.

Este suministro ha agravado la proliferación masiva de armas y abusos graves contra los derechos humanos que comenzó con el gobierno de Saddam. En los nuevos suministros han intervenido a veces actores dudosos en cadenas de suministro internacionales y existe una ausencia básica de rendición de cuentas por parte de los gobiernos de Irak, Estados Unidos y el Reino Unido, lo que ha propiciado desviaciones de suministros a grupos armados y mercados ilícitos.

* En Myanmar, pese a la persistente constante de violaciones de derechos humanos bien documentadas que cometen las fuerzas gubernamentales, China, Serbia, Rusia y Ucrania han suministrado a este país transportes blindados de personal, camiones, armas y municiones, mientras que la India ha ofrecido recientemente suministrar más armas.

El informe muestra gráficamente cómo continúan las violaciones del embargo de armas de la ONU en Costa de Marfil, Somalia y Darfur, en Sudán, debido a unas leyes nacionales débiles y a la falta de compromiso y capacidad de algunos gobiernos, lo que hace aún mayor la necesidad de un tratado eficaz. El hecho de que más del 80 por ciento de los Estados no haya establecido leyes para controlar el comercio de armas y su transporte agrava el problema.

“Este es el momento de un Tratado sobre el Comercio de Armas. Sesenta años después de la firma de la Declaración Universal de Derechos Humanos, los mismos gobiernos pueden y deben llegar a un acuerdo eficaz sobre las transferencias internacionales de armas que tenga los derechos humanos en su núcleo.”

Información complementaria

En diciembre de 2006, en una histórica votación de la Asamblea General de la ONU, 153 gobiernos votaron a favor de una resolución para iniciar las labores encaminadas a redactar un tratado internacional sobre el comercio de armas. Hubo un voto en contra (el de Estados Unidos) y 24 abstenciones (los de Arabia Saudí, Bahrein, Bielorrusia, China, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, India, Irán, Irak, las Islas Marshall, Israel, Kuwait, Laos, Libia, Nepal, Omán, Pakistán, Qatar, Rusia, Siria, Sudán, Venezuela, Yemen y Zimbabue).

Amnistía Internacional se ha unido a Oxfam y a la Red Internacional de Acción contra las Armas Ligeras (IANSA) para lanzar la campaña Armas bajo Control. Esta campaña reclama un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas que pueda salvar miles de vidas y obligue a los vendedores de armas irresponsables a rendir cuentas de sus actos. Desde que comenzó, en octubre de 2003, la campaña Armas bajo Control ha recabado el apoyo de más de un millón de personas de todo el mundo.

Del sábado 13 al viernes 19 de septiembre de 2008 se celebra la Semana de Acción por un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas. En más de 50 países se realizarán actos relacionados con esta Semana de Acción, que recordarán a los gobiernos que “el mundo está mirando”. También habrá un juego viral para presionar a los gobiernos a fin de que apoyen un tratado sobre el comercio de armas eficaz: http://www.controlarms.org/en/games/catch-bombs

Si desean detalles de los actos y materiales, visiten el sitio web de Armas bajo Control, en www.armasbajocontrol.org

Más información sobre lo que pide Amnistía Internacional
Una “regla de oro” sobre derechos humanos en el futuro Tratado sobre el Comercio de Armas, mediante la cual los gobiernos deben prevenir las transferencias de armas cuando exista un riesgo importante de que se vayan a utilizar para cometer violaciones graves del derecho internacional humanitario y de derechos humanos.

Amnistía Internacional también pide en el informe un tratado sobre el comercio de armas con un ámbito realista para que abarque todas las armas convencionales y todos los tipos de transferencias y transacciones asociadas. Algunos preferirían un tratado que cubriera sólo las siete categorías de principales armas convencionales ofensivas que se enumeran en el Registro de Armas Convencionales de la ONU, más las armas pequeñas y las armas ligeras. Sin embargo, las siete categorías de la ONU — carros de combate, vehículos blindados, sistemas de artillería de gran calibre, aviones de combate, helicópteros de ataque, buques de guerra (incluidos submarinos) y misiles y lanzamisiles— excluyen un gran número de otras armas convencionales y armas potencialmente letales que se emplean habitualmente para cometer violaciones de derechos humanos, como se ilustra en el nuevo informe.

Los nueve casos que se estudian en el informe de AI están dedicados a:

· Colombia: los suministros de armas pequeñas fomentan abusos graves contra los derechos humanos

· Costa de Marfil: tardío embargo de armas de la ONU

· Guatemala: agravamiento de los delitos violentos

· Guinea: utilización de armas en actos de fuerza excesiva contra manifestantes

· Irak: el constante suministro de armas pequeñas agrava la carnicería y la desesperanza

· Myanmar: el continuo uso indebido de armas no detiene los suministros

· Somalia: la llegada continua de armas agrava la catastrófica situación de los derechos humanos en el país

· Sudán y Chad: los envíos de armas fomentan los ataques en Darfur

· Uganda: fuerza militar desproporcionada y abuso de las armas de fuego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: