Programa de radio: "SERES SIN ROSTRO"

Algunos de los objetivos de este programa son: reforzar y promover el acceso de las minorías, y los grupos más desfavorecidos en los medios de comunicación

De Cristina de Málaga, desde Gaza (26 de Mayo de 2008)

Posted by SERES SIN ROSTRO en 26 mayo 2008

He comenzado varios mensajes desde Gaza y no he enviado ninguno. No me siento nada inspirada para relatar la dificilísima vida de esta gente. He hecho más de mil fotos que son la evidencia de lo que pasa aquí: la crisis energética, la búsqueda de transportes o combustibles alternativos, la destrucción sistemática de cualquier tipo de economía, las rupturas internas, las fronteras cerradas, cientos de camiones parados esperando en el paso de Sofa; o cientos de coches y camiones agolpados porque se corrió la voz que en una gasolinera había combustible.

Llenar el depósito de cualquier combustible habitual supone más de 100? pero lo peor es que la gente cuenta cómo se le va acabando el butano y cómo ya no saben qué van a hacer o cómo van a cocinar. Muna decía hoy que tenía solo lo que le quedara en la bombona para la cocina; calcula que podrá vivir un mes con “normalidad” pero el verano se presenta feo.

Las calles de Gaza están paradas y oscuras, ni siquiera hay mucha gente en la playa porque no hay transporte. Miles de ciudadanos se echan a la calle simplemente a ver si alguien les puede llevar a tal o cual sitio.

En Gaza no puedes pensar que te puedes organizar el día de alguna manera; si cortan la electricidad, a veces hay generadores, pero ya es una suerte tener un generador y tener combustible. Esto es de locos.

Como es de locos el nivel de destrucción general de la Franja, la impunidad que tienen los israelíes para entrar, matar gente, ocupar casas, destrozar las infraestructuras, las fábricas árboles o cualquier cosa que se ponga por delante. En Rafah, en algunas zonas rurales no se puede posar la vista sobre algo positivo porque todo es pobreza, destrucción, fuego o sangre.

No tengo muchas ganas de escribir porque creo que ya va siendo hora de otra cosa. No nos podemos permitir el nivel de sufrimiento impune que hay aquí. Yo ahora estoy encerrada en Gaza desde el viernes pasado. Parece que nadie se ha enterado de que la Franja está completamente cerrada.

El Forum económico que ha tenido lugar estos días en Belén y al que se han comvocado unos 150 empresarios de Gaza ha dado como resultado que no se invertirá nada aquí, que no hay nada para Gaza, que ni los propios palestinos parecen comprender lo que está pasando.

Pasa que la gente que depende de la electricidad, como un bebé en una incubadora, no tiene garantizada la vida por una cuestión tan irrisoria como que no hay combustible que le mantenga con calor y vida.

Pasa que los que están en diálisis no encuentran transporte para llegar a los hospitales y cuando llegan, a veces, tampoco pueden utilizar las máquinas.

Pasa que los hospitales solo hacen cirugía un par de días a la semana porque no pueden permitirse consumir todo el combustible.

Pasa que la gente utiliza gas para hacer circular los coches, por lo que no hay gas para cocinar y ahora buscan leña como locos y compran hornos de barro, que también se han puesto por las nubes.

Pasa que otros utilizan aceite de girasol para freir, como combustible de sus coches, con lo que se cargan el medio ambiente, se cargan sus coches y de paso la polución está afectando a la población.

Todo ello es demasiado. La destrucción de una granja de pollos que abastecía de huevos a toda la zona sur es solo una de las muestras.

La ocupación de una casa con tres niños pequeños desde las 3 de la tarde a las 11 de la noche, después de decapitar a la madre con una bomba, es un ejemplo más de crueldad infinita, ni me puedo imaginar el terror de los niños hasta que pudo entrar el padre, cuando acabó el asedio de Abasán, un barrio de Rafah. ¡Qué soldado puede convivir con el cadáver de la madre decapitada, en casa llena de sangre con tres menores de 13, 5 y 2 años sin que le duela la conciencia!!? Dios mío que esto es todo demasiado, es demasiado. Y no lo conocemos.

Gaza no existe. Se pierde, nadie habla de esto, ningún político quiere una solución para esto. Ningún país árabe, y Europa, que vergüenza.

Y es por eso que los gritos de Shaima, de 8 años, con una herida horrible en la pierna que la están tratando como pueden en un hospital misérrimo del norte de Gaza me persigue. Como me persigue la dura mirada de algunos niños. Y es por eso que comprendo profundamente el enfado de una enfermera en el hospital de Shifa cuando me vió, harta de internacionales que vienen a hacer fotos y luego nada.

Anwar, que es el filósofo del Centro Palestino de Derechos Humanos dice que “Dios no escucha a los que no hablan” y es por eso, claro, que aquí estoy y debo hablar. Pero creo que debo hablar para pediros que demos un paso adelante y que cambiemos nuestra estrategia. No podemos simplemente hacer lo mismo de siempre. Por supuesto que llevo proyectos y seguiremos ayudando, pero la situación merece un salto cualitativo en nuestro compromiso, y con ello me refiero a una acción global que pueda llamar la atención de verdad y poner a nuestros gobiernos en apuros.

He estado hablando con el colega que está organizando lo del barco a Gaza. Es un proyecto caro pero creo que hay que apoyarlo. Un barco lleno de internacionales para romper el bloqueo a Gaza por la vía de los hechos, es decir, llegando al puerto de Gaza como sea, que comprometa a varios gobiernos en nuestra protección o en nuestro abandono. Un barco que no se detenga hasta llegar a estas tristes playas contaminadas. No sé, yo pienso que venir aquí no sirve de nada si no se cambia la estrategia. A mi me ha costado dos días entrar y al parecer y a pesar de mi poca trascendencia personal, me tienen fichada. Eso significa que el cerco se cierra cada vez más y que no quieren testigos, que no quieren que se sepa qué pasa en Gaza.

Pronto esto no será ya ni Palestina, sino otro Darfur del que a veces se habla pero casi nadie sabe dónde está, un lugar inhóspito e inseguro al que no se debe venir un lugar donde la vida y la sangre no vale de nada.

Después de tantos años de trabajo y en los avances de coordinación que hemos tenido y los pequeños triunfos de los que hemos de sentirnos orgullosos, siento que algo debe cambiar profundamente. Pero pienso que debemos hallar la respuesta entre todos/as.

Os envío algunas fotos en sucesivos mensajes…

Desde la Gaza cercada

muchos besos

Cristina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: